A pesar de que estamos pasando por tiempos difíciles de forma aislada, todos queremos que el Domingo de Pascua inspire en nosotros una nueva esperanza, alegría, prosperidad y abundancia, todo recibido de la bondad de Dios.